AVENTURAS EN BOTAS

Historias de una estudiante de biología

¡Hola! Soy Carmen. Aquí os iré contando mis aventuras como voluntaria en el área de la zoología.¿Os quedáis a leerme?

DESCUBRIENDO LA BIODIVERSIDAD DE AL LADO DE CASA

Escrito por aventurasenbotas 01-11-2016 en Anillamiento. Comentarios (0)

Los biólogos somos esas personas que dedican gran parte de sus días libres/festivos a hacer más cosas de biólogo. Llámalo pasión por tu trabajo, amor al arte o masoquismo directamente, eso ya va a elección de cada uno.

El grupo que trabajamos con los rabilargos hemos pasado la mañana y parte de la tarde anillando paseriformes, vamos, lo que son pájaros de toda la vida, pero no aves ¡eh! NO son lo mismo. La verdad que no es la primera vez que hago anillamiento de paseriformes, de hecho, el pasado marzo hice un curso específico sobre este tema y me gustó tanto que siempre que surge una actividad así me apunto sin pensarlo (por cierto, si queréis información sobre este curso poneos en contacto conmigo y os cuento). Y sí, tengo vida laboral más allá del rabilargo,que se que os tengo un poco cansados pero es lo que hay ;P

El método que hemos utilizado para capturar los pajaritos que hemos anillado ha sido la colocación de redes japonesas; eso sí, marcadas de forma visible con las etiquetas legales en vigor. Esto ha evitado que los 11 que estábamos allí hubiéramos tenido que pasar la noche en el cuartelillo cuando la Guardia Civil ha venido a ver que hacíamos allí todos tan concentrados.

Otro método de captura que hemos puesto en práctica han sido las trampas-cepo. La mayoría dudábamos de su eficacia pero al final han sido útiles. Además hemos puesto de cebo las hormigas con alas que os comentaba en el post anterior (si no lo has visto todavía haz cñick aquí: http://aventurasenbotas.blogspot.es/1477577402/ant-attack-el-retorno-de-las-hormigas-voladoras/ ).

Al final hemos capturado y marcado casi 90 pájaros de 14 especies diferentes, desde herrerillos a tarabillar o pinzones, y hemos tenido la visita fugaz de algunos mamíferos pequeños.

Estoy deseando repetir otra experiencia como esta, aunque si se pudiera reducir el número de picotazos y cagadas de pájaro en la manos y en la ropa pues mejor que mejor. ¡Ah! y que la próxima vez no se nos olvide el café.

¡Seguiremos informando!

         

Obviamente no es mi mano pero es mi foto favorita del día y había que enseñarlo...

ANT ATTACK, EL RETORNO DE LAS HORMIGAS VOLADORAS.

Escrito por aventurasenbotas 27-10-2016 en hormigas voladoras. Comentarios (0)

Parece que va llegando el otoño poquito a poco ¡ya era hora! y con él las primeras lluvias. Pero el otoño (o veroño con el calor que sigue haciendo este año) no solo trae agua sino también a unos bichitos que estoy segura que muchos reconoceréis, las hormigas voladoras u hormigas con alas, no se, llamadlas como queráis. ¡OJO! no confundir con esta termita asiática invasora: http://elais.com/elpais/2016/10/06/ciencia/1475748249_315630.html


Las hormigas voladoras salen de sus hormigueros con las primeras lluvias otoñales y lo hacen de todos los hormigueros de golpe para aparearse con machos de otras colonias. Pero únicamente se aparean las reinas, ya que las obreras no son fértiles. El trabajo de las obreras antes de la salida de las reinas es limpiar la zona de salida y aclimatar todo para que las reinas puedan salir y volar hacia nuevos horizontes con el objetivo de formar nuevas colonias.

Pues bien, nosotros, biólogos curiosos, aburridos ese día porque no nos había caído en las trampas ni un rabilargo y con un sentido del asco un poco peculiar, no pusimos a buscar hormigueros por la finca para capturar a las reinas antes de que alzaran el vuelo (una vez que vuelan ya no sirven porque tarda muy poco en perder las alas). ¿Por qué? Pues para utilizarlas de cebo, ya que las alas reflejan colores con la luz del sol y son muy atractivas para los pájaros. Total que nos pusimos a esperar la salida de las reinas y todo fue maravilloso los primeros... no se, 5 minutos, porque después nos dimos cuenta de que las obreras nos estaban comiendo vivos. Sí señores, nos habíamos subido encima del hormiguero y obviamente nos estaban atacando.

Creo que todavía puedo sentir los mordiscos en las piernas de cuando me subian por dentro de los pantalones, por la espalda... vamos, que teníamos hormigas metidas hasta en el carné de identidad. Eso sí, el sufrimiento no fue tan malo porque tenemos unos cebos estupendos que ojalá lleguen vivos a la primavera.

Seguiremos informado.

¡Pst! Si queréis saber más sobre las hormigas voladoras click aquí: http://www.diariode3.com/por-que-aparecen-las-hormigas-voladoras-despues-de-un-determinado-dia-de-lluvia/ 


VUELTA AL TRABAJO, A LOS MADRUGONES Y AL CAFÉ.

Escrito por aventurasenbotas 23-09-2016 en zoología. Comentarios (0)

Hoy ha sido el primer día de vuelta al campo desde finales de junio ¡por fin! La verdad es que ya tenía bastantes ganas, y aunque no ha sido un día de capturas excelentes ha dado para echar una mañana entretenida.

Mientras esperábamos a que cayeran los rabilargos en las jaulas, y después del café, que es parada obligatoria si has salido de casa antes que el Sol, hemos ido a explorar un ratito. Así que como es época de berrea hemos decidido ir a buscar ciervos a ver si podíamos disfrutar un poco del espectáculo. Que sí, que ir a las 10:30 de la mañana pues no es la mejor hora, lo se, pero es lo que hay así que a caballo regalado... A pesar de esto hemos conseguido ver algún macho con sus respectivas hembras, alguna cría del año pasado y varios solteros, pero nada de supermachos, solo los rezagados que quedaban ya a esas horas o los que aun iban con esperanzas de mojar (vamos, como el típico tío que se queda hasta que cierra el bar por si pilla algo y al que tú, tratando de parecer lo más serena posible y a la vez mantenerte de pie dignamente con tacones, mandas a freír espárragos. Algo así para que os hagáis una idea, creo que no hace falta que os de más explicaciones). El mundo animal es más cruel y selectivo que adorable, queridos, que la Disney lo pinta todo muy bonito.

                                                                       


Más tarde hemos vuelto a las jaulas y hemos visto que había intrusos en las distintas trampas: un bando de tordos, tres herrerillos y un carbonero con muy mala leche, si no que le pregunten al dedo que me ha quedado como un tomate.

El trabajo ha estado bastante bien, básicamente explicar lo que hacemos y cómo lo hacemos a la compañera nueva, tomar muestras, mirar mudas y marcar a los poquitos volantones nuevos que han caído. Lo que todavía no entiendo es cómo con el pulso para robar panderetas que tengo atino tan bien a sacarles sangres de la vena ínfima que tienen los pobres rabilargos así al primer pinchazo, y visto así es normal que me miren con cara de querer arrancarme el piercing de la nariz a picotazos.

En fin, les dejaremos descansar y mudar las plumas tranquilamente hasta el próximo día. 

¡Seguiremos informando!

UN GPS POR AQUÍ, POR FAVOR.

Escrito por aventurasenbotas 15-06-2016 en rabilargo. Comentarios (0)

Ayer, después de una par de semanas de descanso, volví al campo a enredar con mis pajaritos. Una familia de garduñas (Martes foina) ha hecho estragos en los nidos y al final nos quedan 4 nidos con pollos y otros 4 o 5 con huevos (había marcados 72 nidos,os podéis imaginar...).

A pesar de la falta de trabajo el día se presentaba más o menos fresquito, cosa que se agradece, pero claro, algo tenía que pasar para fastidiar (obviamente, si no para qué iba a escribiros yo nada); vamos por partes:

Soy un imán para los bichos pacenses, no se por qué, pero todos los mosquitos y moscas que hay aquí viene a por mi derechos. Pues bien, cuando empezó a apretar el sol a eso de las 10:00h de la mañana empecé a notar que algo quería entrar por mi nariz/oídos. Eran unas moscas ínfimas pero que picaban como su padre; entre eso y los mosquitos me voy a quedar sin sangre.

Decidí meterme en el hide a empezar la observación del nido que me tocaba para ver si así me dejaban tranquila, peeeeeeero me equivocaba. Cientos de mosquitas de esas, os juro que no exagero, empezaron a chocarse contra mi hide tipo "Los Pájaros" de Hitchcock (oportuna comparación ¿eh?). Sonaba como si me estuviera diluviando encima y no se por donde consiguieron entrar. pero ahí fueron a hacerme compañía. ¿Alguien me recomienda un buen repelente?


Por otro lado, soy un animal de costumbres que además se orienta malamente la mayoría de las veces. Bueno, pues el nido que me tocaba es el que está en la última encina de la finca y yo para salir al camino me guío por la valla, pero Carlos me dijo: "No tires por la valla que la hierba está seca pero sigue muy alta y te vas a llenar de pinchos, busca el tronco quemado, por donde las jaulas no".

Cuando acabé de hacer mi trabajo y recoger todos los chismes me aventuré a buscar el tronco quemado por mitad de la nada para no ir a la valla. Después de mucho andar y andar sin encontrar nada paré a descansar, y al levantar la vista hacia el horizonte me di cuenta de que estaba en el otro extremo de la finca porque no se como había acabado en la charca que delimita con la finca del vecino. Genial, me había perdido y encima me había pasado todas las puertas de acceso al camino.

Al final me tocó deshacer el camino andado, eso sí, por la valla. 40 minutos andando por el secarral y además con peso para nada.

Aunque todo mereció la pena por poder pesar y medir a los pollitos supervivientes, ¿a que son bonitos?




UN ROQUEDO, UN ATAQUE INESPERADO Y MUCHÍSIMO CALOR

Escrito por aventurasenbotas 22-05-2016 en zoología. Comentarios (0)

El día iba a empezar con una novedad ¡me cambiaban el aguardo! Este ya no pesaba como un muerto y era como estas tiendas de campaña de Decathlon que las tiran y se abren solas, ¿que dónde estaba la trampa? exacto, en recogerlo y doblarlo para que entrase de nuevo en la funda. Me tiré como 15 minutos intentando doblar bien el trasto del demonio sin éxito ninguno (menos mal que no me metí a ingeniería si no me moría de hambre), por lo que opté por colgarme el resto de cacharros y cargar con el aguardo abierto pero plegado encima de la cabeza como los Massai con los cántaros de agua.

Después de dar un buen rodeo desde mi puesto de observación hacia la valla del camino para no pasar por debajo del nido de una hembra que intentábamos capturar una de mis botas decidió que no quería andar más conmigo y se quedó encallada en medio de una mierda de vaca, tengo esa suerte qué le vamos a hacer, así que nada a soltar todo y a colocarme la dichosa bota otra vez.

Por la tarde tocaba búsqueda de nuevos nidos otra vez, así que 3 de los 5 que somos fueron a una mitad de la finca y 2 fuimos a otra. Voy a poneros en situación: La siembra de la finca está muy alta y me da por los hombros. Además del espesor de hierba yo mido 1,55m, por lo que no veo ni lo que tengo debajo ni lo que tengo delante. A esto hay que añadirle que los trigueros(Milaria calandra) anidan en el suelo. Pues bien, de repente fuimos atacados por una mamá triguero súper enfadadísima porque casi pisamos su nido y a su pobre pollito.

Casi en la puesta de sol cambiamos de ubicación y fuimos a la sierra a ver si había búhos en un par de nidos que sabíamos dónde estaban. Lo que yo nos sabía era que para buscarlos había que subirse a un roquedo de esos que tú ves y piensas: "ahí se hace un esguince una cabra", pero aunque el búho no estaba en ese momento en ninguno de los dos nidos puede disfrutar de una de las vistas más bonitas que he contemplado en la vida (exceptuando mis Villuercas, obviamente).

Fue el día que más trabajo he tenido hasta ahora y a la vez el día que mejor me lo he pasado.

Cada día estoy más convencida de que estoy estudiando justo lo que debería y que estoy justo donde debería estar.